La higiene capilar es un principio básico en el mantenimiento de un cabello saludable. Se conoce como higiene capilar al proceso de limpieza que recibe el cuero cabelludo y el cabello con productos cosméticos detersivos (limpiadores). El objetivo de este hábito es retirar todas las impurezas producidas por nuestro organismo, así como por la exposición al medio ambiente, rayos solares y polución.

Los productos de higiene capilar como los shampoos son destinados para favorecer las necesidades de limpieza del cuero cabelludo y cabello. Por su parte, los productos como: acondicionador; crema para peinar; tratamientos reparadores; y protector solar capilar, son productos para el mantenimiento estético de la hebra capilar. Cada producto ofrece diferentes propiedades y deben ser escogidos, de acuerdo con las características del cuero cabelludo y la fibra capilar que cada persona presente. 

La regularidad de una higiene capilar está condicionada por las características de cada cuero cabelludo; en el caso de un cuero cabelludo graso se recomienda que la higiene sea diaria; mientras que el cuero cabelludo normal y seco, puede realizar su limpieza hasta pasando un día. Es fundamental no dejar pasar más tiempo del mencionado, entre una limpieza y otra, por la continua acumulación de células muertas, grasas, sales y ácidos que produce el organismo.

En cuanto a los tipos de productos de higiene capilar que se recomiendan utilizar en un cuero cabelludo graso, por presentar hipersecreción de las glándulas sebáceas (posible desarrollo de pitiriasis y alopecia), son los shampoos antiseborreicos, antisépticos y astringentes que inhiban la división de las células productoras de sebo y que contengan ingredientes como: caléndula ortiga, mentol, carbón activado; entre otros. 

Una mala nutrición, el estrés, cambios hormonales y medicamentos pueden afectar a la humectación e hidratación del cuero cabelludo. Si el cuero cabelludo y cabello son secos o normales se puede utilizar shampoos que proporcionen hidratación y en algunos casos nutrición como nuestros shampoos especializados para cada tipo de cabello.

Asimismo, tenemos el caso de cuero cabelludos grasos y cabellos secos o deshidratados; en estos casos, se recomienda el lavado diario con los mismos productos antiseborreicos y utilizar acondicionador o tratamientos hidratantes que deberán ser aplicados únicamente en la hebra capilar, de medios a puntas, respetando el cuero cabelludo.

Cuando existe un uso frecuente de gel y/o fijador, estos deben ser aplicados en la hebra capilar, sin tocar el cuero cabelludo. El lavado tiene que ser a diario para evitar alterar el PH y una posible descamación u obstrucción folicular.

La higiene capilar juega un papel trascendental en la salud de nuestro cabello. La ausencia o poca frecuencia de una limpieza capilar hará que nuestro cuero cabelludo acumule grasa, gérmenes y bacterias. Por tanto, se altere su funcionamiento, provocando seborrea, caspa, obstrucción folicular y caída abundante de cabello.

En Naprolab te ofrecemos una solución para todos los cuidados y tipos de cabello de acuerdo con cada necesidad.

0 comentarios